TAG – Alicia en el país de las maravillas

domingo, 15 de octubre de 2017


¡Buenos días de domingo familia! Sé que os estaréis preguntando que leñes hago publicando algo hoy, cuando yo los domingos que no trabajo me les guardo para dormir y tomar el vermut. Pues bien, como últimamente mi vida es un caos de eventos, cumpleaños y trabajo, es bastante probable que me salte a la torera el planning que os propuse en verano. En resumen, que voy a publicar entradas cuando buenamente pueda y me apetezca. Sin orden ni concierto, como yo misma.

Hoy me apetecía dejar de lado las reseñas y traer algo un poco más dinámico así que me he ido directa a la carpeta donde guardo todos los Tags que siempre acabo robando a la pobre Sam del blog Be Geeks. ¡¡Menos mal que es más bonica que las amapolas y me deja robarla impunemente!!



Tengo una facilidad pasmosa para viajar a los mundos que leo, así que podría decirse que todos, pero para no comenzar haciendo trampas voy a quedarme con “Harry Potter”. 

Me quedo con esta saga básicamente porque creo que fue la primera novela de fantasía que leí con conciencia de lo que leía y eso me permitió imaginar los lugares que Rowling nos iba mostrando.


Lo he pensado y creo que no he leído demasiadas novelas en las que el protagonista sea un loco patológico, básicamente porque en los géneros que acostumbro a leer, esto no encaja demasiado. La novela que voy a escoger no encaja exactamente con la pregunta pero tal y como yo entendí la novela al principio si podría colar como respuesta correcta. Os hablo de Jacob de la novela de Javier Castillo “El día que se perdió la cordura”.

La razón por la que elijo a Jacob es porque planea un plan sumamente enrevesado y un poco macabro para lograr un fin. Realmente no está loco, sino desesperado, pero solo una mente brillante y perturbadora podría decidir llegar hasta donde necesita, de semejante manera.   



Cualquier novela que me ha parecido infumable pero que me he esforzado en acabar por mero orgullo. Eso es precisamente lo que me ocurrió con “Traicionada” de Danielle Steel.  La novela la conseguí en papel en Edición Anticipada así que debía leérmela si o si, y además había oído hablar mucho sobre la autora así que cuando comencé con la novela y vi que eso era peor que leer mis apuntes de Métodos de investigación, me quise echar a llorar. Fue una lectura lenta, aburrida y tardé mucho en acabarla.


No hacerme reír con un libro es bastante difícil porque tengo un humor tan absurdo que me rio con la broma más patética. En un primer lugar tenía pensado elegir la novela de Silvia García “Mi perfecto sapo azul” porque me reí mucho con la novela y la recuerdo muy divertida, pero luego me ha venido a la mente otra novela que leí hace un porrón de años. El libro en cuestión es “Simón, Simón” de Emilio Sanjuán. Lo leí en 3º de primaria y no soy capaz de contar las veces que lo releí a lo largo de mi infancia. Era sin duda mi libro favorito y uno de los primeros que me hizo valorar el poder de leer. 


“Cuentos para pensar” de Jorge Bucay. Este libro era de mi hermana y yo lo leí por primera vez cuando tendría unos 14 años. Hasta ese momento nunca había leído un libro cuya finalidad fuese hacer discurrir al lector, pero ese libro me voló la cabeza.

Os recomiendo firmemente darle una oportunidad porque tiene historias preciosas que te hacen reflexionar sobre la importancia del tiempo, el amor, el miedo, la soledad y muchos otros temas. Se lee muy rápido y además incluye un CD con el audio libro. De hecho ese CD aún le tengo pero creo que de tanto oírlo en bucle, acabé rayándole.



Aquí tengo que quedarme con las novelas de John Green. Exceptuando Bajo la misma estrella, que es la primera novela que leí del autor, todas las demás novelas que he leído de él, me parecían si no iguales, muy parecidas.

Con estructuras similares, personajes muy parecidos y tramas repetitivas, no es un autor que acabe de convencerme a pesar de que con Bajo la misma estrella me ganó el corazón.



Creo que esta es la única pregunta en la que no he dudado demasiado sobre quien iba a ser el elegido. Claramente en esta categoría tenía que decir a George R. R. Martin. Quienes hayáis leído los libros de la saga “Juego de tronos” entenderéis la razón sin explicarla siquiera. Y es que a este buen hombre le dan igual diez que doscientos. 

Cuando piensas que no va a morir más gente y que puedes dejar de sufrir, allá que va él y se les carga. Además no hace distinción. Aquí muere un secundario como un personaje fuerte y con carga en la historia. Por ello se gana sin dudarlo el título de reina roja.




Hasta aquí llega la entrada de hoy. Contadme por los comentarios si habéis leído alguna de las novelas, si compartís mis respuestas, si os han sorprendido o cualquier cosica que os venga a la mente. ¡Disfrutad de lo que queda de domingo!